Llavors d’ací
Los guardianes de las semillas autóctonas
Llavors d’ací

Cuando compras un tomate, ¿sabes si estás consumiendo una variedad autóctona o una hibridación diseñada en un laboratorio? ¿Tienes idea de la cantidad de variedades valencianas de tomate que se conservan en la actualidad?

Dani Martínez quiere dar respuesta a cuestiones de este tipo. Es un biólogo al que su interés por la biodiversidad y el amor a la tierra le llevó hace 7 años a dedicarse de pleno al cultivo de l’horta. Junto a otros 150 socios forma parte de ‘Llavors d’ací’, una asociación que se preocupa por la promoción y la conservación de la biodiversidad agraria en todo el territorio de la Comunidad Valenciana. Lo hacen recuperando semillas autóctonas y creando un banco genético vivo de variedades históricamente vinculadas a la zona. 

‘A lo largo de siglos los labradores han ido seleccionando cosecha a cosecha las mejores semillas para mantener vivo el patrimonio histórico de la horticultura valenciana. Hoy, la comercialización masiva de semillas está haciendo peligrar esas variedades que protegían con toda su pasión nuestros antepasados’, nos comenta Dani.

Proteger y divulgar

Los objetivos de ‘Llavors d’ací’ son conocer, recuperar y conservar las variedades tradicionales. También divulgar y promover el uso de estas en la agricultura ecológica. Para ello llevan a cabo diversas actividades a lo largo del año, como los encuentros de intercambio de semillas tradicionales. En estas jornadas puedes compartir información y materiales con agricultores y aficionados. Esto hace que, no solo se conserven las semillas, sino también los conocimientos agrícolas y las costumbres. Y una vez al año ‘Llavors d’ací’ organiza la feria de la biodiversidad cultivada, un gran encuentro donde poner en común la sabiduría y las experiencias de los agricultores.

Un banco de semillas vivo

Dani Martínez nos explica las diferencias entre un banco meramente genético y uno como el que ellos están creando: ‘Las instituciones públicas crean bancos de semillas conservadas en termoplasma para perpetuar las variedades, sin embargo, nuestro banco de semillas está vivo. Algunos de los socios cultivamos de manera periódica variedades autóctonas para que no se pierdan, continuamos haciendo selección de las mejores semillas en cada cosecha y así nos aseguramos que se mantienen las mejores características en los frutos’.

Su trabajo diario va enfocado a que las semillas estén en manos de los labradores y no tengan que comprar otras modificadas que no responden a las características históricas de nuestra tierra.

‘Hay más de 300 variedades de tomate valenciano que se están conservando, son las mejor adaptadas a nuestra tierra. Estas especies tradicionales suponen una riqueza inestimable, que unidas a los conocimientos que los campesinos tienen sobre sus ciclos y sus técnicas de cultivo, proporcionan un tesoro que debe ser conservado y mejorado para así poder garantizar la seguridad alimentaria, el equilibrio ecológico y la riqueza culinaria que a todos nos interesa’ concluye Dani Martínez. 

Igual que hay animales en extinción y paisajes en extinción, en cuanto a cultivos también hay muchas variedades que, de no ser por iniciativas como ‘Llavor d’ací’, se perderían y pasarían a ser historia olvidada de nuestra cultura agrícola y gastronómica. 

Visita la web